16 de diciembre de 2008

Marcela. Cap. III

"Are you gonna be my girl" Marcela. Nada más que eso

***

Nunca me había sentido tan canalla. Sin embargo, Marcela lo valía. Pero por el momento sólo tenía cabeza para pensar cómo sacarme a Sofía de encima, la inesperada Sofía. Salí del baño con la desesperación en la mirada, trataba de calmarme porque sé que cuando quiero mentir a pesar de todo la voz se me quiebra y me delata. Tengo que salir de aquí pensé; porque si a Marcela se le ocurre venir todo se iría al tacho, incluso Marcela.

-Mi mamá llamó le dije a Sofía mientras iba hacia ella, dice que ya están todos-
-Pero ni siquiera estás cambiado, vas a ir así? Me preguntó Sofía -
-Es cierto, iré a ponerme algo-
-Pero no te demores, para aprovechar más tiempo juntos-

Entré al cuarto donde escuché por primera vez a Marcela y me acaloré un poco; no sabía qué ponerme, cogí cualquier cosa y salí.

-Listo-
-¿Iras así?, me reprochó Sofía-
-Si, qué tiene-
-Por lo menos péinate no-
-Ya sabes que nunca me peino-
-Bueno, como quieras, sólo lo decía por tu bien-
-Si, eso dices siempre, pero mi cabello no tiene nada que ver con mi bien, además estaré en mi casa, y aunque ya no viva ahí, en mi casa puedo andar desnudo si quiero-
-¿Quieres pelear?-
-No. Es que ya se me hizo muy tarde y no quiero defraudar a mamá-
-Está bien, entonces vamos-

La cogí del brazo y me despedí de José, estábamos saliendo cuando vi la puerta de Marcela. Ya vengo, pensé. Me sentí tan idiota mientras Sofía me abrazaba ahí, frente a la puerta de Marcela. Bajamos y cuando ya estábamos en la avenida no sabía si preguntarle a Sofía si quería que la acompañe a su casa, los taxis pasaban y pasaban y le pregunté a Sofía si quería que tomásemos el mismo taxi arriesgándome a que me diga que sí. No te preocupes me dijo, visitaré a una amiga que vive a dos pasos de aquí. Bueno, le dije; entonces nos vemos. Un beso y chau.

El taxi arrancó y cuando doblé la esquina le pedí al taxista que pare.
-¿Qué pasa?, me dijo-
-Nada, es que olvidé la billetera-
-Bueno, lo espero-
-No gracias, es que me voy a demorar, más bien disculpe haberle hecho perder el tiempo-

Bajé rápido mientras el taxista refunfuñaba y hablaba entre dientes. Llegué a la esquina y miré bien a todos lados para ver si Sofía seguía ahí. Felizmente ya se había ido así que subí corriendo. José me dijo:

-¿Tan corta estuvo tu cena familiar?-
-No jodas, más bien apúrate que todo esto nos ha hecho perder tiempo-

Ya eran las ocho, Sofía me había hecho perder una hora. Planché mi ropa mientras José se bañaba y deseé mucho que estuviera mi viejita ahí con nosotros, ella me planchaba todo en un santiamén, en cambio yo me demoraba un siglo. Terminé y me metía a la ducha, salí y me puse la ropa, me paré frente al espejo y me peiné, estaba un poco abochornado por la incomodidad que me producía el pequeño tamaño del baño, pero me peiné. Eché todas las colonias que tenía en mi mano y comencé a olerlas una por una, escogí una y salí. José ya estaba en la sala con su nueva novia, que por cierto era muy simpática.

Me senté con ellos a conversar un rato mientras llegaba Marcela, hablábamos del lugar a donde iríamos cuando sonó el timbre. Era Marcela y estaba espectacular. Me había gustado desde la primera vez que la vi, o que la escuché. Era alta y de tez clara, tenía labios perfectos y ojos color de miel, era de cabellos castaños y de una figura que podría matar a cualquiera; era como perfecta y cuando la conocí la sentí más perfecta aún. No teníamos ningún gusto en común pero por alguna razón cada vez que estaba con ella me divertía mucho y sentía que éramos como parecidos a pesar de nuestras diferencias.

Estaba bien vestida, sólo que no diré cómo porque en realidad no importa para nada. La saludé con un beso y ella me devolvió una sonrisa. Le pregunté si quería pasar, pero me respondió que no, sino que quería aprovechar la noche. Sentí en esa frase un toque pícaro que me dio un poco más de libertad para tratarla, lo cual me hizo sentir aún más cómodo. Salimos los cuatro y tomamos un taxi; José fue adelante mientras yo coqueteaba con Marcela y de paso conocía a la novia de José que me había caído muy bien. La noche transcurrió rápida y divertida. Primero fuimos a un bar ya que aún era un poco temprano y cuando ya era casi medianoche a una discoteca. Hablamos mucho en el bar y sentí que poco a poco conocía más a Marcela; los tragos iban y venían mientras la noche avanzaba. Marcela se me hacía más perfecta y yo me sentía cada vez más conquistador. Sofía me llamaba constantemente así que salí del bar para contestarle. Se le ocurrió decirme “hola amorcito” y a mí “hola”. Sofía, me están esperando le decía. Bueno, diviértete, te quiero. Si, yo también le mentí. Regresé y Marcela estaba bailando en su silla así que propuse ir a una discoteca. Otra vez en un taxi, sólo que ahora yo adelante. José hablaba con su novia y con Marcela y yo volteaba de vez en cuando para mirar las sonrisas que Marcela me hacía y que yo le respondía.

Encontramos una discoteca y entramos, no sé si soy muy bueno para bailar, pero al parecer a Marcela le gustó así que aproveche y no la solté en toda la noche. Ya eran las dos de la mañana cuando Marcela y yo nos sentamos, nos pedimos unos tragos y comenzamos a charlar, la bulla era ensordecedora pero Marcela y yo seguíamos hablando a pesar de no escuchar casi nada, me gustaba hablar con ella sobre todo en ese lugar porque ante la imposibilidad de escucharnos sólo nos mirábamos. Sus ojos de miel me atraían demasiado; era muy linda y aunque la infidelidad es algo que me tiene sin el menor cuidado, sentía que esta infidelidad me estaba moviendo el corazón, no era una infidelidad cualquiera sino una con sentimiento. Sofía estaba cada vez menos en mi mente así que decidí besar a Marcela. Nos besábamos y besábamos sin hablar, sólo con miradas. José se había dado cuenta y desde la pista de baile me envió una sonrisa de camaradería. Era la noche perfecta y ya se estaba acabando. Los cuatro estábamos ya muy ebrios, así que decidimos irnos. Salimos de la discoteca y tomamos un taxi, en la radio sonaba “Are you gonna be my girl” y miré a Marcela que me miraba muy pícara ella. El camino seguía y Marcela se quedó dormida así que me desilusioné un poco ya que se me había pasado por la mente algo más que un beso. Llegamos al departamento y entramos los cuatro. La novia de José se quedó totalmente dormida en el mueble y él se quedó a acompañarla. Le dije a José que llevaría a Marcela a mi cuarto y que yo dormiría en el de él. Marcela ya había despertado hace un buen rato pero me dijo que se quería quedar conmigo lo cual me subió un poco los ánimos. Pasamos por el baño y ella entró intempestivamente jalándome de la mano. La noche ahora sí había comenzado y me di cuenta que mi baño no era tan pequeño como había dicho antes, la amplitud del baño nos dejó hacer algunas cosas pero no era el mejor lugar, continué besándola y la llevé a mi pieza, ahí donde la escuché por primera vez. Nos tiramos en la cama y comencé a sudar junto a ella al ritmo de nuestra respiración, la escuchaba jadear mientras me miraba fijamente y me decía cosas que me calentaban aún más. Estaba Marcela ahí, donde la conocí aunque ella no lo supiera, me encantaba ver su cuerpo desnudo junto al mío y sentirla más perfecta que nunca. La noche transcurrió así y terminó con una sonrisa en el rostro de cada uno de nosotros. Yo abrazándola debajo de las sábanas blancas que habían presenciado algo que no sentía hace mucho.

Al día siguiente desperté y José no estaba, Marcela y yo desayunamos cogidos de la mano y la despedí con un gran beso. Había sido un día perfecto, pero era hora de hablar con Sofía. La llamé y me respondió de mal humor; recién me levanto me dijo.

-Sofía, tengo que decirte algo-
-Dime, ¿qué pasa?-
-Sabes, creo que es mejor dejar lo nuestro aquí-
-¿Cómo?-
-Sé que no habíamos hablado nunca de esto, pero no me siento bien contigo y creo que tú tampoco-
-Sabes qué, has lo que quieras, pero no me vuelvas a llamar ni a buscar-
-No te preocupes, no lo haré-

Dicen que lo mejor no es sacarse un clavo con otro, pero yo lo haré y no sé lo que resulte, pero Marcela es algo que no había sentido y que me hace sentir perfecto.

9 comentarios:

Alfredo dijo...

Buen final! Sigo pensando en Sofía...de pronto y sabemos de ella.

Exitos hijo!

LOLA dijo...

Buen final, un poco flojo y medio predecible, pero bueno!

No hay más capitulos x ahi???
Yo quiero saber q pasa con marcela y su enamorado pues!!

Hijo te adorooo!!

Tu madre "la famosa" Lola Pastel.

G a b y m o r t e m dijo...

Omg!!!!
porfin porfin porfin
anhelaba este momento carajjj.

wow,
Vaya manera de terminar con Sofia..
pero a veces es mejor ser radicales & actuar con crudeza para no perder mas tiempo. Qizas este haya sido el caso.. pero imagino la tristeza de Sofia .. & me conmueve.

Marcela es simbolo de riesgo & la vida esta llena de ellos..
a buena hora!

me gusto bastante!
este capitulo!
habran mas? :D!

ojala C:

cuidate :)

G a b y m o r t e m dijo...

Hey! C:
pues mnhhh eso esta dificil,
ya qe mi escencia de femina me hace ser mui/extremadamente curiosaaa & qisiera saber la verdad con detalles qe fue lo qe paso a partir de ese dia en el qe cortaron a Sofia..
:/

si ella lo busco,
o se mordio la dignidad & la dejo
en su boca..
si el la busco a ella por algun remordimiento para poder 'aclarar' las cosas & estas mas tranqilo con su conciencia..
& tmb obviamente!
qe fue lo qe paso al proximo encuentro c/ Marcela..
qizas ella tenga un pasado oscuro..
qizas se dejo llevar..
qizas se largo.
qizas se enamoro..


dnasjhdgasgdjhsgfsd
me aloco!

esperare fervientemente
el proximo capituloooooo
muaaaaaaa*

sEñOr¡tA rAmOnErA dijo...

Qué final caray!
Saludos =)

Eris* dijo...

Ninguno de los relatos que he leído me ha dejado indiferente, pero el de Marcela... bfff!! Dime que habrá más capítulos!! jeje

Bueno, ya lo iré descubriendo yo, no voy a dejar de leerte! :)
Te he añadido a mis compañeros de sueños ;)

Besos!!

mUñEca dE trapO dijo...

wAáh!
finaaaaal tremendOoO!
jaja
de esOs finales que valen la pEna!

---
cOmO que sigUes mi blOg y nO dejas Un cOment ehh?
:)
biEnvEnidO =)
tmb andare aqUi segUidO!

salUdOs ...

Andrea Lazo Vargas dijo...

Wooooooooooooo dios dios
xD
me ENCANTO tu relato sq aveces pasa q stamos con la persona que queremos pero no anhelamos y luego viene esa otra persona que llena todo lo q uno desea y esa fue marcela ;)
dios esa fue una buena noche
y ya te diste cuenta que en tu baño caben 2 xD!
hay que lindo enseiro me encanto fue muy picaron tu relato pero encantador
y bueno mmm el chico ''x'' si me agrado pero recien lo conozco no puedo saber si yo tb a el :( asi que a seguirle.

kev / kotick dijo...

la miercoles que tal final, que tal la respuesta de sofia, wuau.

saludos!